Lunes XXV del Tiempo Ordinario

Pues nada hay oculto que no llegue a descubrirse
ni nada secreto que no llegue a saberse y hacerse público
Lc 8, 16-18

…a un Dios «sensible al sufrimiento», capaz de empatizar con el dolor de la humanidad herida, cuya primera preocupación no es el pecado sino los seres humanos quebrados y doloridos, como se transparenta claramente en la mirada de Jesús a los hombres y mujeres con los que se encuentra y se hace el encontradizo.

María Elisa Estévez López

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s