Domingo XXIV del Tiempo Ordinario

Tú eres el Mesías. El Hijo del hombre tiene que padecer mucho.
Mc 8, 27-35

Sí cuando andaba en el mundo, de solo tocar sus ropas sanaba los enfermos, ¿qué hay que dudar que hará milagros estando tan dentro de mí, si tenemos fe, y nos dará lo que pidiéramos, pues está en nuestra casa?
Y no suele su Majestad pagar mal la posada si le hacen buen hospedaje.
Si os da pena no verle con los ojos corporales (en el Pan), mirad que no habría sujeto que lo sufriese.

Teresa Sánchez de Cepeda Dávila y Ahumada, 1515-1582
(santa Teresa de Jesús)

Feliz domingo

Nuestras oraciones y nuestra solidaridad para con el pueblo afgano y para cuantos en este mundo viven tristemente sometidos a la tiranía del fundamentalismo religioso.

Nuestras oraciones y solidaridad también están con el pueblo haitiano. Queridos amigos de la República de Haití: no os olvidamos! Siempre están presentes en nuestra mente y pedimos al buen Dios que os bendiga y os guarde, que desenvuelvan camino hacia vosotros y que los lleve en libertad, paz y prosperidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s