Miércoles II de Pascua

Dios envió a su Hijo para que el mundo se salve por él
Jn 3, 16-21

Jesús, maestro y compañero,
que viniste a esta tierra para amarme:
haz mi corazón más libre para ti.
Ayúdame a ser más capaz de recibir mejor tu amor
obstinado, insistente,
más fuerte que la muerte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s