Jueves II de Adviento

No ha nacido uno más grande que Juan el Bautista
Mt 11, 11-15

Cuando tomas mi mano,
ella deja de temblar,
respiro más tranquilo
el corazón se serena.
Y cuando tu voz me dice
que estás ahí, se ilumina en mí, otra vez,
la esperanza y la alegra de seguir.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s