Quinto Domingo de Cuaresma. Ciclo A

Cuaresma5
«Jesús amaba a Marta, a su hermana y a Lázaro.
Cuando se enteró de que estaba enfermo, se quedó todavía dos días en donde estaba».
(Jn 11, 1- 45)

Estamos ya muy cerca de nuestro destino final que es la Pascua y que es hacia donde nos lleva el camino de la Cuaresma.

Betania está muy cerca de Jerusalén y es ahí donde vivían estos tres hermanos amigos queridos de Jesús.

La Cuaresma esta semana nos conduce hacia un lugar de amistad, de intimidad y de descanso, pero en un momento de incertidumbre, dolor y muerte.

La enfermedad grave deja al descubierto nuestra vulnerabilidad, tanto si la enfermedad la padecemos nosotras mismas como si es alguien cercano quien está enfermo. Y la muerte… la muerte nos adentra en el misterio. La pérdida de alguien muy querido nos quiebra por dentro. Se lleva algo muy íntimo y valioso y en su lugar abunda la tristeza, el llanto.

En Betania hoy se oye murmullo de llanto. Se entremezclan los silencios con los sollozos y las palabras de consuelo. Pasan los días sin Lázaro y la ausencia parece que crece sin medida. En medio del dolor Marta y María reciben a Jesús.

Marta que es la que siempre toma la iniciativa es capaz de confesar a Jesús como Mesías en medio de su dolor. María, deshecha, se echa una vez más a los pies de Jesús con todo su dolor. Y Jesús llora con sus amigas, se conmueve.

Ahora se acercan todos juntos a la tumba de Lázaro. Y ante el asombro y el desconcierto Jesús lo prepara todo para la vida. “Quitad la losa”. Es necesario quitar aquello que nos separa tanto por dentro como por fuera. Hay que quitar la losa que cierra la entrada de la cueva pero también esas losas que cierran nuestra mente y nuestro corazón.

Y así, sin losas, la vida sale. Lázaro sale, pero no puede apenas moverse. “Desatadlo y dejadlo andar.”

Terminamos nuestro recorrido de Cuaresma con un muerto que vuelve a la vida. Con Jesús que nos devuelve la esperanza y nos ayuda a crecer en confianza. Con un amigo que sabe llorar con nosotras.

Oración
Habita, Trinidad Santa, nuestros duelos, acompaña nuestros llantos y haz crecer en medio de nuestro dolor esa fe que tú has puesto en nosotras.
Amén.

Fuente: Monjas Trinitarias del monasterio de Suesa

foto9174

12285 pacientes dados de alta

Sábado IV de Cuaresma

images (1)
Señor, Dios mío, tú eres mi refugio
Sal 7

Querido Dios,
gracias por estar siempre
disponible para mí.
Cuando me tienta lo fácil
o me deprimo ante el mal que veo,
ayúdame a confiar en ti.
En ti, en tus brazos,
yo recupero la paz y el sosiego.

A mi hermano Fernando,
en este momento tan duro para él…

foto9174

9357 pacientes dados de alta

Hoy: Hora del Planeta

W6YKIFFDCZCBDA46WVDL43S2HA

Más que un símbolo

La Hora del Planeta nació en Sidney en 2007 como un gesto simbólico para llamar la atención sobre el problema del cambio climático. Un sencillo gesto que consiste en apagar las luces de hogares, negocios, edificios y monumentos durante una hora.

Una acción que con los años se convirtió en un movimiento mundial del que ya forman parte miles de ciudades de 188 países, que en pasadas ediciones apagaron más de 17.000 monumentos y edificios emblemáticos.

La Hora del Planeta une a ciudadanos, empresas, ayuntamientos e instituciones para luchar contra el cambio climático y la pérdida de biodiversidad.

La naturaleza importa

Dependemos de la naturaleza para vivir, es el sistema de soporte vital del planeta y nos brinda todo lo que necesitamos, desde el aire que respiramos hasta el agua que bebemos y los alimentos que comemos. Y también es la mejor aliada para frenar los impactos del cambio climático.

En el actual contexto de emergencia planetaria, con la crisis climática y la acelerada pérdida de biodiversidad, se hace aún más necesaria la llamada a la acción urgente por parte de gobiernos, empresas y ciudadanos.

2020, un año crítico para la naturaleza

Durante este año 2020 se van a adoptar decisiones políticas clave sobre la acción climática, el desarrollo sostenible y la conservación de la biodiversidad. Decisiones que afectarán a la salud de nuestro planeta y a nuestro propio futuro en las próximas décadas.

Es el momento de actuar y pedir a los líderes políticos un compromiso internacional para detener y revertir la pérdida de biodiversidad a través de un Nuevo Acuerdo para la Naturaleza y las Personas que reconozca el vínculo fundamental entre la naturaleza, el clima y las personas.

El tiempo se acaba

La ciencia es clara: quedan 10 años para evitar los peores impactos del cambio climático. Es ahora o nunca, hay que actuar antes de que sea tarde.

Hoy de 20.30 a 21.30h celebramos la Hora del Planeta.
Únete y lucha por tu naturaleza

foto9174

9357 pacientes dados de alta

Viernes IV de Cuaresma

cq5dam.thumbnail.cropped.750.422
¿No es este al que quieren matar?
Jn 7, 1-30

(50 millones de cristianos son perseguidos)

Dios grande y soberano,
confío en ti
y sé que guardas dentro de tu corazón
a todos los que sufren por tu nombre.
Dios de consuelo,
protege a todos los que son torturados
y perseguidos por su fe.
Llénalos de tu gracia y protección
para que, en sus sufrimientos,
se sientan acompañados
en camino hacia Jesús.

foto9174

7015 pacientes dados de alta

Jueves IV de Cuaresma

revolucion
Vine en nombre de mi Padre
Jn 5, 31-47

Alabado seas, Jesús, Hijo de Dios
y nuestro hermano.
Tú viniste hasta nosotros para que nosotros
tuviéramos vida en abundancia.
Tú derramaste agua viva
en nuestras vidas resecas.
Tú nos alimentas con el pan de la vida.
Tú nos cambias la vida curándonos
de prejuicios.
Tú nos revelas el rostro de Dios Padre.
Por eso te alabamos y te damos gracias.

A mi hermano Andoni,
en el III aniversario de su ordenación.

foto9174

25 de marzo: Y María dijo SI…

The message
Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo
Lc 1, 26-38

Desde mi pobreza y mis dudas,
te rezo en este día en que recordamos
a visita del ángel a María.
Reconozco la pobreza de mi corazón.
Es verdad que a veces me distraigo
y creo que tengo muchas y grades cualidades.
Pero en este día, de verdad, lo que veo
es que sin ti no soy nadie.
Ven en ayuda de mi corazón,
hazlo cada vez más abierto,
más dispuesto a acoger tus invitaciones.
Más disponible, como María, para servirte
y hacer posibles tus planes.

Accogli nel tuo grembo (Bienvenido a tu vientre) de Marco Frisina

foto9174