Lunes XXVIII del Tiempo Ordinario

febrero20

Guíame, Luz Amable, entre tanta tiniebla espesa, ¡llévame Tú!
Estoy lejos de casa, es noche prieta y densa, ¡ llévame Tú!
Guarda mis pasos; no pido ver confines ni horizontes,
sólo un paso más me basta.
Yo antes no era así, jamás pensé en que tú me llevaras.
Decidía, escogía, agitado; pero ahora, ¡llévame Tú!
Yo amaba el lustre fascinante de la vida,
y aun temiendo, sedujo mi alma el amor propio:
no guardes cuentas del pasado.
Si me has librado ahora con tu amor,
es que tu luz me seguirá guiando entre páramos y lodazales,
riscos y torrentes, hasta que la noche huya
y con el alba estalle la sonrisa de los ángeles,
la que perdí, la que anhelo desde siempre.

John Henry Newman, 1801-1890

Anuncios

Va de libros…

978842931776

Hoy te traigo otro buen libro escrito por una gran teóloga. Diez capítulos acompañados de una estupenda bibliografia sobre cada tema (muy pocos en castellano, es cierto).
En mi opinión: muy recomendable.

Más información: https://gcloyola.com/es/presencia-teologica/362-la-busqueda-del-dios-vivo-trazar-las-fronteras-de-la-teologia-de-dios-9788429317763.html

En Zaragoza: Recital Poético


Antonio Machado. 80 aniversario

El Grupo Aldonza de la Casa Regional de Castilla-La Mancha,
en Zaragoza, realizará lecturas de poemas de diferentes épocas de Antonio Machado, con el acompañamiento musical de Rafael Castro.

Actividad gratuita, previa inscripción en la Biblioteca CAI Mariano de Pano (C/Dr. Val-Carreres, 12), llamando al teléfono 976290521 o en biblioteca@fundacioncai.es

Lunes 21 de octubre a las 19h.

Domingo XXVIII del Tiempo Ordinario

10-lepers-31
Levántate, vete; tu fe te ha salvado
Lc 17, 11-19

Eran diez leprosos. Era
esa infinita legión
que sobrevive a la vera
de nuestra desatención.

Te esperan y nos espera
en ellos Tu compasión.
Hecha la cuenta sincera,
¿cuántos somos?, ¿cuántos son?

Leproso Tú y compañía,
carta de ciudadanía
nunca os acaban de dar.

¿Qué Francisco aún os besa?
¿Qué Clara os sienta a la mesa?
¿Qué Iglesia os hace de hogar?

Pedro Casaldáliga

Feliz domingo

XXVIII Domingo del Tiempo Ordinario

fotoportada5d9cdbd64b149_08102019_1156am
¿No ha habido quien volviera a dar gloria a Dios
más que este extranjero?
Lc 17, 11-19

Nuestra relación con Dios es una relación de agradecimiento. De él hemos recibido todo en total gratuidad. La vida, la libertad, el amor, la creación… No hay medida que pueda contar lo que hemos recibido. Los que pretenden hacer de su relación con Dios una suerte de contabilidad, de toma y daca, de “voy a misa para que Dios me salve” o “para que me perdone”, se pierden en un laberinto sin salida. Como Eliseo, Dios no acepta nada, no le hace falta nada. En cierto sentido, nada de lo que hagamos le puede interesar. Él nos ha hecho el regalo de la vida y, en su amor total por nosotros, no tiene más interés que lo disfrutemos, que lo gocemos, que vivamos a fondo nuestra responsabilidad, que hagamos realidad la fraternidad entre nosotros y con toda la creación. Más allá de la devolución del favor –intento imposible con relación a Dios–, brota el agradecimiento, la acción de gracias. Ahí nos encontramos con la salvación. El que vive en “acción de gracias permanente” vive la salvación. Jesús cura a los 10 leprosos. Pero sólo del que vuelve dice que “su fe le ha salvado”. Los otros están perdidos en su laberinto. Menos mal que Dios les quiere igual.

Feliz domingo

Domingo XXVIII del Tiempo Ordinario. Ciclo C

D-XXVIII
…y cayó de bruces a sus pies dándole gracias. Era samaritano.

(Lc 17, 11-19)

¿Qué es un pongo? ¿No lo sabes? Es aquel objeto que te regalan y según abres el paquete piensas: » y esto… ¿dónde lo pongo?». Hace unos años era bastante frecuente acumular «pongos» por la casa, o, reconozcámoslo, envolverlos con otro papel y darles un destino más aventurero. ¡Incluso hay gente que ha recibido su «pongo» de regalo de vuelta! Pero hoy día este método se ha sustituido por el «ticket regalo», mucho más práctico y funcional. Siempre «aciertas», el efecto sorpresa se diluye porque el impacto inicial no tiene tanta repercusión. Total, lo puedes cambiar por lo que te gusta, así que todos contentos. Realmente se ahorran un montón de situaciones embarazosas, esos silencios tensos al ver la cara de quienes no saben disimular y su rostro dibuja decepción o incluso enfado al recibir tu regalo… Pero en este nuevo sistema de regalos perdemos fácilmente algo esencial: la capacidad de asombrarse, y, con ella, la capacidad de agradecer. Se nos atrofia por la superabundancia que nos rodea y que tampoco nos satisface.

¿La gratuidad se nos está convirtiendo en un derecho?
El Evangelio de hoy nos habla de diez personas que viven repudiadas por la sociedad, apartadas de la vida cotidiana de los pueblos y expulsadas a los descampados por causa de su enfermedad. Cuando aparece Jesús, ven en Él una oportunidad real de salir de la marginación. Se quedan a distancia, se saben excluidas, pero gritan para salir de su situación. Jesús las ve y se dirige a ellas. Las envía a los sacerdotes, porque son ellos quienes tienen que certificar su sanación. Y ellas confían en su palabra y se ponen en camino. Antes de llegar ya recobran la salud. Y nos sabemos el final de la historia… una de ellas, vuelve dando gracias a Dios y se postra ante Jesús en un gesto que denota un profundo agradecimiento. Era un extranjero, un samaritano, esos que no se hablaban con los judíos porque éstos consideraban a aquellos de segunda categoría.

Podríamos hablar de los números que aparecen en el relato, el diez, el nueve, el uno… Pero sería extendernos mucho. Sin embargo, si tienes tiempo estás invitada, invitado, a pinchar en este link y buscar en la biblia el número diez, el diezmo… Por ejemplo encontrarás esa semilla santa de la que habla Isaías en el capítulo 6. Seguro que te da para una bonita reflexión y para meditar a lo largo de la semana.

La palabra Eucaristía significa «Acción de gracias», no «ritual intimista», así que vayamos a la eucaristía de este domingo con el corazón agradecido, y con el firme propósito de guiar nuestra vida hacia el camino del agradecimiento. La vida se nos «desanudará», será mucho más sencilla y más gozosa de vivir.

Oración
Bendito Tú, Señor Jesús,
Hijo del Dios vivo,
Bendita tu Palabra sanadora,
tu mirada profunda y misericordiosa,
Bendito Tú, Señor.

Fuente: Monjas Trinitarias del monasterio de Suesa

Sábado XXVII del Tiempo Ordinario

escuchar-a-Dios
Dichoso el vientre que te llevo.
Mejor, dichosos los que escuchan la palabra de Dios
Lc 11, 27-28

Porque el hombre se convierte en lo que contempla o ama. Contemplando nos transformamos en su imagen, dice Pablo (2Cor 3, 18). Orar transforma, leer la Palabra transforma, mirar a la madre transforma. Muchas veces en la Escritura los indicativos que se refieren a la divinidad se hacen imperativos para el hombre.

A mis hermanos Fernando, Daniel y Koldo
en nuestro IV aniversario de ordenación presbiteral.

A mi sobrina Beatriz
en el II aniversario de su marcha a la casa del Padre…