Jueves XI del Tiempo Ordinario

09-10-2018
Vosotros orad así
Mt 6, 7-15

Hoy vengo a pedirte, Señor, por la amistad verdadera, por esa que trae paz y tranquilidad al espíritu, por esa tan necesaria y tan difícil de encontrar, por la que acompaña en el dolor y el compromiso.
Por la que sabe respetar valores y determinaciones, por la que rechaza la adulación y la falsedad, por la que abre su entendimiento para escuchar, por la que no acepta la burla y el rencor.
Por la que ayuda a elegir el camino del bien, por la que no miente ni engaña ni traiciona, por la que valora la lucha y el sacrificio.
Llena al mundo de gente capaz de brindar este bello sentimiento; con seguridad te ayudará a sacar al hombre del estado de odio, violencia y tristeza que hoy lo tiene todo destrozado.

64308929_719972915125850_6485556004581801984_n

 

Anuncios

Miércoles XI del Tiempo Ordinario

52847533_720763741651804_6112722854121209406_n
Tu Padre, que ve en lo escondido, te recompensará
Mt 6, 1-18

Sigue el camino, tortuoso o recto, que Dios te ha señalado. Pase lo que pase no lo abandones, porque es el tuyo.
Lánzate audaz y alegremente, y cuando tropieces con la única aventura, el don total de Dios, acéptala.
Solo Dios cuenta, solo su luz y su amor pueden colmar nuestro pobre corazón, demasiado grande para el mundo que lo rodea.

Guy de Larigaudie, 1908-1940

Martes XI del Tiempo Ordinario

san-mateo-5-43-48
Amad a vuestros enemigos
Mt 5, 43-48

Dios actúa donde quiere y cuando quiere. No sabemos por qué, no sabemos cómo.
Dios es un mar infinito, surcado de innumerables velas. Hay cristianos que las arrían cuando se levanta el soplo divino.
Tienen miedo de abandona la orilla. Demasiados cristianos tienen miedo de Dios.
Algunos, los que le aman, se fían de él. No saben lo que les espera, no lo saben, pero confían.
Son cristianos que no piden definiciones, se lanzan mar adentro, sencillamente.

Lunes XI del Tiempo Ordinario


Yo os digo que no hagáis frente al que os agravia
Mt 5, 38-42

Al llegar al altar de las ofrendas se postró el peregrino y habló así : “Ya veo, Señor, cómo los hombres te ofrecen sus bellos dones.
Se despojan de sus joyas para ornar tus sagrados vasos, y colocan flores hermosas en tu altar.
Veo que bordan en oro y plata los ornamentos litúrgicos, y que el grande y el pequeño dan su limosna para tu culto.
Yo nada tengo, y busco cuál puede ser mi ofrenda. Quisiera darte lo que nadie puede ofrecerte más que yo.
Y he encontrado mi sufrir, que es solo mío”.

Manuel Marín Triana, 1899-1981

Trinidad

IMG_20190615_204116
Todo lo que tiene el Padre es mío.
El Espíritu tomará de lo mío y os lo dará
Jn 16, 12-15

Cambiaré mi corazón de piedra
por uno de carne y sentimiento
que modele de barro primaveras
y destruya solo mis lamentos.
Cambiaré mi corazón de piedra
por uno mucho más tierno
que bombee pos poemas
que has escrito en mis adentros.
Y cambiaré las mil ofensas
por un millón de “te quieros”.
Y a ti, mi Dios, perdido entre mis venas, mi vida, mi testamento.
qué se yo, mi sonrisa, ya sabes…, este humilde silencio.

Fran Álvarez

Feliz domingo

XI Domingo del Tiempo Ordinario: Santísima Trinidad

trinitat7
Lo que tiene el Padre es mío.
El Espíritu recibirá y tomará lo de mío y os lo anunciará
Jn 16, 12-15

Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo. ¿Tres formas de ver una sola realidad? No. Hay algo más. Porque algo nos dice que ese misterio que es Dios es misterio de amor, de relación, de diversidad, de comunidad. Y que, cuando experimentamos la presencia de Dios, nos sentimos llamados a participar de ese amor y a compartirlo con los que nos rodean. Vivir como Dios –ésa es nuestra vocación– es vivir amando.

Feliz domingo

SANTÍSIMA TRINIDAD. CICLO C

la-TRINI
Dice Jesús: “Mucho me queda por deciros, pero no podéis con ello por el momento. Cuando llegue él, el Espíritu de la verdad, os irá guiando en la verdad toda, porque no hablará por su cuenta, sino que os comunicará cada cosa que le digan y os interpretará lo que vaya viniendo.”

(Jn 16,12-15).

Compartimos con vosotras la alegría que esta comunidad de monjas trinitarias de Suesa tiene en esta jornada. Entra a borbotones el contento en un corazón cristiano en este día de la fiesta de la Santísima Trinidad.

¿Por qué? Sencillamente por el modo que Dios, nuestro Dios Trinidad, tiene de relacionarse con sus criaturas, con toda la creación y especialmente con el ser humano. En este día la creación entera desborda de gozo.

La fiesta de hoy, puede ser que la entiendan mejor las gentes sencillas. Quienes saben de cercanía, de bondad, de perdón para hacer la vida más bella, más en sintonía con nuestro Dios que se nos regala compartiendo con sus hijas lo que le es más consustancial: el AMOR.

“Dios es amor” (1 Jn 1). Y el amor, a todas nos gusta recibirlo. Ese amor que no sabe de fronteras. No sabe de listos y tontos, de ricos y pobres. No sabe de encasillados, de que yo soy más que tú, etc.

“Mucho me queda por deciros, pero no podéis con ello por el momento”. Quizá lo que nos quiere decir Jesús con estas enigmáticas palabras es que serán los corazones sencillos quienes descubran al Espíritu, la Santa Ruah. Porque son las personas humildes las que mejor perciben: “que el Espíritu de la verdad, os irá guiando a la verdad plena”.

Pues, a esta Santa Trinidad celebramos, con Ella nos gozamos. Porque creemos en este Dios celebramos y descubrimos la vida más bella. Por eso ¡FELIZ DÍA DE LA SANTÍSIMA TRINIDAD!

Oración
Trinidad Santa,

que nos has hecho semejantes a Ti,

que tu Palabra expresada en Jesús, nuestro Maestro,

sea nuestro Camino, Verdad y Vida.

Guíanos con la luz de tu Espíritu,

haznos portadoras del mensaje del Amor.

Gloria al Padre, al Hijo y Espíritu Santo.

Fuente: Monjas Trinitarias del monasterio de Suesa